Back To Top

Carl Zeiss Partner cerca de ti

Categoría

Cómo una patente (EP0039497) de ZEISS estableció hace 30 años los nuevos estándares para los lentes progresivos

Tratamiento para la presbicia, un problema de visión muy particular al que se enfrenta la ingeniería óptica: referencias históricas.

Presbicia, la disminución de la capacidad de enfocar el ojo hacia objetos cercanos, ha supuesto desde siempre todo un reto para los fabricantes de lentes. Debido a que la superficie de los lentes es esmerilado, confluyen muchos tipos de lentes ópticos diferentes. La búsqueda del "santo grial", el diseño perfecto de lentes progresivos sin áreas fuera de foco, todavía persiste en la actualidad. Pero a principio de los años 80, un joven empleado del departamento de matemáticas de Carl Zeiss marcó un antes y un después en el desarrollo de los lentes progresivos.

Cómo una patente de ZEISS estableció hace 30 años los nuevos estándares para los lentes progresivos

La idea de fabricar lentes correctivos que ofrezcan a los usuarios con presbicia una visión continua de cerca y de lejos está presente desde comienzos del siglo pasado. Los primeros intentos de hacer realidad el sueño de los lentes progresivos llegaron sin éxito en 1909. Estos lentes no fueron comercializados debido a sus numerosas imperfecciones. No fue hasta 1956 cuando Bernhard Maitenaz de la Société des Lunetiers dio un gran paso adelante y sus lentes progresivos fueron patentados. Esta fue la piedra fundamental de la evolución de los lentes progresivos actuales. Carl Zeiss ha vendido este tipo de lentes progresivos bajo el nombre de "Gradal" desde 1970.

¿Qué relación existe entre los lentes progresivos y la simetría horizontal?

Cómo una patente de ZEISS estableció hace 30 años los nuevos estándares para los lentes progresivos

Gerhard Fürter

A finales de los años 70, un joven matemático recién salido de la universidad se unió al equipo de Carl Zeiss. Por propia iniciativa, no solo desarrolló nuevos lentes progresivos en la línea de los nuevos estándares realizando extensos cálculos matemáticos de lente y área mediante la técnica de spline, sino que también creó los programas de computadores necesarios. Estamos hablando de la época de las tarjetas perforadas y los computadores mainframe con capacidad muy limitada.


Nuestro joven empleado tenía un único objetivo: ofrecer a los futuros usuarios que llevan gafas unos lentes progresivos que les ayudaran a ver mejor y de forma más natural, además de ser cómodas de llevar. Nada de esto podía darse por sentado en aquellos días.

 

Gerhard Fürter, al matemático, marcó un antes y un después en el desarrollo de los lentes progresivos, junto con el jefe del departamento de matemáticas, Hans Lahres, tal y como se pudo confirmar en 1981, cuando Carl Zeiss obtuvo la patente EP0039497. Se trataba de un paso adelante vital en la evolución de los lentes progresivos.

¿Pero dónde residía la novedad revolucionaria de los lentes progresivos "Gradal HS"?

En 1983, Carl Zeiss lanzó al mercado los innovadores lentes progresivos "Gradal HS". La clave de este nuevo lente correctivo era la "simetría horizontal" (HS) desarrollada por Gerhard Fürter. Esta garantiza impresiones visuales equivalentes para ambos ojos, así como una cómoda visión binocular, es decir, visión estereoscópica. El nivel de confort y la tolerabilidad aumentaron de forma significativa. La simetría horizontal garantiza que el usuario obtenga una imagen nítida de un objeto con ambos ojos por igual.

Un punto conflictivo en la evolución de los lentes progresivos había sido hasta el momento el rango de visión de cerca. A diferencia de lo que ocurre con la visión de lejos, cuando leemos, nuestra mirada no solo se desplaza hacia abajo, sino que lo hace más cerca de la nariz. Por este motivo, antes de la llegada de las Gradal HS, los lentes progresivos se inclinaban unos 10° a ambos lados en dirección a la nariz. Por desgracia, esto implicaba la pérdida de la simetría horizontal. Fürter acabó con la necesidad de girar los lentes para el rango de visión de cerca. Como resultado, las ventajas de la simetría horizontal se mantuvieron en la visión estereoscópica. Ya era posible evitar las imágenes defectuosas. Los lentes correctivos podían adaptarse mejor en todos los casos. En definitiva, los nuevas lentes progresivos eran más aptos para los usuarios, gracias a su campo de visión ampliado, especialmente en el rango de visión corta, por ejemplo al leer. También era posible fabricar lentes más delgados y planos, menos protuberantes y con propiedades de representación óptica excelentes, ofreciendo a los usuarios una visión clara sin sacrificar el buen aspecto.

Los lentes progresivos de hoy

A lo largo de los años, el joven matemático ascendió a un alto cargo de Carl Zeiss, donde sigue trabajando en la actualidad.
Desde la aparición de los Gradal HS han acontecido y siguen aconteciendo grandes logros en el campo de los lentes progresivos. Las acrobacias ópticas y los largos periodos de ajuste son cosa del pasado. Los lente progresivos se han asentado en el mercado y son extraordinariamente populares. Los lentes progresivos pueden ser personalizados a un alto nivel, al igual que un traje a la medida. Un ejemplo de la última generación de lentes progresivos individualizados es la tecnologías IndividualFit™ y Luminance Design™ de ZEISS.

Artículos relacionados

Su diseño de lentes individualizado de ZEISS
Las lentes para una conducción más relajada
Diferentes resultados en la revisión de la vista, ¿cómo es posible?
¿Qué es el centro de rotación del ojo?
Curvos, finos o de colores: los lentes de ZEISS siempre dan la talla.
 

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más

OK