¿Lentes de contacto o gafas?

Las dos son una buena elección. Es una cuestión de gustos... y de bienestar para sus ojos.

Al besar a alguien, practicar deportes como el basketball o boleyball o montar a caballo, las monturas de las gafas tienden a ser un estorbo y los lentes pueden empañarse, estropeando un momento romántico. Por este motivo, muchos usuarios miopes e hipermétropes optan por lentes de contacto. Son pequeños, casi invisibles y pueden incluso corregir los casos más agudos de ametropía. A pesar de esto, también existen numerosos argumentos a favor de las gafas, que en ocasiones son imprescindibles.

¿Lentes de contacto o gafas?

Para aquellos que solo necesitan apoyo visual para leer y conducir, por ejemplo, son más recomendables las gafas. Ponérselas y quitárselas es cuestión de segundos, su mantenimiento es sencillo y no conllevan gastos adicionales. Además, los lentes de contacto no pueden corregir algunos problemas de visión, como algunas formas de estrabismo o visión binocular defectuosa. Los lentes de contacto pueden resultar problemáticos para algunos usuarios con diabetes o "síndrome del ojo reseco". En estos casos, solo los lentes clásicos integrados en una montura son realmente eficaces.


Al margen de esto, los lentes de contacto son adaptables para prácticamente todos los ojos. Son especialmente útiles para los deportes y actividades de vacaciones ydescanso: los lentes de contacto no se empañan ni se resbalan, ofrecen un campo de visión ilimitado y permiten un look más natural. Además de un buen aspecto, los lentes de contacto ofrecen algunas ventajas médicas: por ejemplo, una curvatura irregular de la córnea solo puede corregirse mediante lentes de contacto. Asimismo, las soluciones innovadoras (sistemas de lentes especiales de ZEISS) hacen posible el uso de lentes de contacto para corregir defectos de visión muy específicos.

Los dos tipos de lentes de contacto

Lentes de contacto blandos

Lentes de contacto blandos

Existen dos tipos principales de lentes de contacto: los rígidos gas permeable (conocidas coloquialmente como "duros") y blandos.

Hoy en día está muy extendido el uso de lentes de contacto blandos. Se caracterizan por su elevado contenido en agua y su óptima permeabilidad al oxígeno, resultando casi imperceptibles para el ojo. El resultado: excelente compatibilidad, espontaneidad y confort para cualquier ocasión de la mañana a la noche.

 

Las lentes de contacto blandos marca ZEISS se encuentran disponibles en formatos desechables para usar durante un día o un mes. Los lentes de contacto de ZEISS proporcionan una agudeza visual excepcional que permite la visión impecable a lo largo de toda la periferia. Además, son fáciles de manipular. Un amplio abanico de opciones garantiza la solución óptima para todas las necesidades. Para aquellos que quieran cambiar de look, existen lentes de contacto de uno y hasta tres colores.

Lentes de contacto rígidos gas permeable, también conocidas como lentes "duros". Es más complicado adaptarse a ellos, pero también son más resistentes, requieren menos mantenimiento y encarnan la única opción de corrección para determinados defectos de visión. Son los más duraderos gracias a su máxima resistencia a la formación de depósitos y al más elevado nivel de permeabilidad al oxígeno: pueden usarse sin problemas durante años si el grado del defecto visual permanece constante.

Lentes de contacto duros

Lentes de contacto duros

En ambos casos se aplican las mismas reglas: individualización adecuada y cuidado meticuloso. Antes de proceder a la compra de unos lentes de contacto, es necesario probarlos durante un periodo de tiempo suficiente y solicitar las correcciones oportunas. En cuanto a la higiene, los lentes de contacto requieren un poco más de atención por parte del usuario que los lentes integrados en una montura. Al manipular los lentes de contacto es importante lavarse bien las manos, además de limpiar el recipiente y los lentes de acuerdo con las instrucciones del fabricante. También es recomendable acudir a revisiones regulares con su optómetra: una vez al año en el caso de los lentes de contacto rígidos permeables al gas y cada seis meses en el caso de los lentes blandos.

 

¿Le resulta difícil tomar una decisión? No se preocupe. Lo mejor es comprar un par de gafas como complemento de los lentes de contacto. De esta forma, siempre estará respaldado y podrá decidir el apoyo visual que mejor se adecúe a cada ocasión y necesidad: por ejemplo, gafas para la oficina, lentes de contacto para salir.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más