Mejor visión para la tercera edad

Muchas personas mayores de 40 años necesitan gafas. Los lentes de adición progresivos pueden recuperar una agudeza visual de 20/20.

De repente, usted nota que tiene dificultades para enhebrar una aguja, o que tiene que alejar el periódico para leerlo. Estos son los primeros síntomas de un problema de visión asociado a la edad. Se trata de un proceso normal que no debe ser motivo de preocupación. Después de todo, unas buenas gafas y lentes de adición progresivos se encargarán de que siga disfrutando de una visión óptima.

 

Mejor visión para la tercera edad

Muchas personas mayores de 40 años necesitan gafas. Los lentes de adición progresivos pueden recuperar una agudeza visual de 20/20.

Ocurre entre los 40 y 50 años de edad: el cristalino y el músculo ciliar de los ojos pueden perder elasticidad. El ojo empieza a tener dificultades para adaptarse y enfocar a diferentes distancias, proceso que exige lo que se conoce como acomodación. La acomodación es el proceso por el cual el cristalino del ojo se curva y se endereza para enfocar a diferentes distancias.

Cuando este proceso no se lleva a cabo correctamente, la visión a distancias cercanas se torna defectuosa. Si el cristalino permanece plano al enfocar objetos cercanos, su capacidad de refracción disminuye considerablemente. Como consecuencia, los rayos de sol que penetran el ojo desde cerca se acumulan detrás de la retina, ofreciendo una imagen borrosa.


Las personas hipermétropes pueden padecer este problema mucho antes. Las personas con hipermetropía disfrutan de una buena visión de lejos, pero tienen problemas con los objetos a corta distancia. La razón: el globo ocular es demasiado corto y los rayos de luz entrantes no se proyectan correctamente en la retina.

Visión a partir de los 40

 

Es posible que las personas miopes empiecen a ver mejor los objetos cercanos sin gafas que con ellas. Pero quitarse y ponerse las gafas una y otra vez puede resultar molesto. Por ello, la mejor solución, independientemente de si usaba gafas o su visión era normal, es adquirir unas gafas individualizadas.

Las personas que gozaban de una visión normal, solo precisan gafas de lectura en un primer momento. Sin embargo, los problemas de visión asociados a la edad aumentan con los años, por lo que muchas de estas personas también necesitarán corregir su visión a media distancia.

Cuando esto ocurre, las gafas con lentes progresivos son la solución ideal, gracias a la suave transición entre las diferentes distancias de visión y a la ausencia de márgenes oculares fijos.

El principal beneficio de los lentes progresivos es que el ojo puede transitar sin problemas de una imagen a otra y enfocar rápidamente y con precisión a todas las distancias.

Soluciones visuales para el trabajo a partir de los 40

 

Hoy en día, los usuarios que pasan mucho tiempo delante del computador pueden adquirir gafas especiales para el trabajo con zonas de visión ampliadas para las distancias lejanas y cercanas. EL lente de adición progresivo especial se alinea de manera óptima a cualquier distancia entre el usuario y el monitor. Unos lentes de calidad son de especial importancia para las gafas progresivas. Si los lentes son de baja calidad, el usuario tendrá dificultades para adaptarse a ellos.

¿Qué son los lentes bifocales y trifocales?

Los lentes bifocales y trifocales son los predecesores de los lentes progresivos. Son la solución ideal para aquellos a los que no les gustan los lentes progresivos o tienen dificultades para usarlos. Todavía hay quien prefiere los lentes bifocales y trifocales. Sin embargo, esta opción alternativa exige cierto esfuerzo, ya que la unión del lente genera un salto de la imagen, lo que significa que no se acomoda a todos los rangos de visión.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más