Cómo cuidar sus lentes correctivos

Si cuida bien de sus gafas, le será más fácil mantener todo bien enfocado. Estos son nuestros consejos.

Los lentes correctivos de hoy en día son un verdadero milagro tecnológico. Si desea disfrutar de sus gafas el mayor tiempo posible, no sólo es importante cuidar bien de ellas, sino que también es importante protegerlas de los daños causados por factores externos nocivos.

Cómo cuidar sus lentes correctivos

Si cuida bien de sus gafas, le será más fácil mantener todo bien enfocado. Estos son nuestros consejos.

Independientemente de si padece miopía o hipermetropía, es fácil obtener nitidez de visión si lleva los lentes correctivos adecuados. Podrá disfrutar de sus gafas durante muchos años si encarga a un optómetra que se las adapte en función de sus dioptrías individuales. No obstante, otra condición indispensable es el cuidado y manipulación correctos de sus gafas. La manipulación incorrecta de los lentes de última generación puede provocar ralladuras u otros daños.

Este es el caso de los lentes de plástico. Los tratamientos de alta tecnología ofrecen un nivel máximo de protección, incluso en el caso de lentes de plástico finos y frágiles; sin embargo, sigue existiendo el riesgo de que sufran ralladuras. Los lentes pierden claridad, resulta más difícil mirar a través de ellas y la visión se vuelve menos nítida. Sin embargo, esto no tiene por qué ocurrir. Estos son algunos consejos útiles:

Paños de microfibra para lentes

Para el cuidado diario de sus lentes, es importante usar sólo paños hechos de microfibra. Estos están disponibles en ópticas. El polvo y la suciedad se quedan adheridos a ellos. Este proceso, conocido como limpieza en seco, elimina las partículas de suciedad y polvo y puede realizarse en cualquier momento, incluso cuando está de camino. Si los lentes correctivos están más sucios de lo normal, lo primero que debería hacer es lavarlos bajo agua tibia. Con una gota de detergente lavaplatos la limpieza resulta más efectiva. Pero cuidado: no utilice jabones aceitosos. Podrían formarse depósitos aceitosos en los lentes correctivos y causar manchas irritantes. Los aerosoles limpialentes, disponibles en ópticas, también son muy efectivos. Tras la limpieza con el aerosol, los lentes correctivos pueden secarse con un pañito para lentes.

La ropa no es el sustituto apropiado de los pañitos de microfibra

Los lentes correctivos no congenian bien con camisetas, jerseys ni otros textiles. A pesar de ser la opción más fácil y tentadora, no es buena idea limpiar las gafas con la ropa. El riesgo de rayar los lentes correctivos es demasiado alto. Y las ralladuras no pueden eliminarse de los lentes. El daño causado es permanente.

De vez en cuando, vale la pena acercarse a una óptica para que le limpien las gafas. El optómetra dispone de instrumentos especiales con los que limpiar las gafas a fondo y con cuidado. El más importante es el baño ultrasónico. En este proceso, las gafas son depositadas en un recipiente especial. En tan sólo un par de minutos, las gafas se limpian con una eficiencia extrema gracias a las vibraciones ultrasónicas. En este proceso no sólo se limpian los lentes, sino también la montura. Hoy en día existen incluso dispositivos de uso doméstico. Si desea adquirir uno, le recomendamos acudir a una tienda especializada para que le asesoren, dado que los mejores resultados de limpieza se obtienen con dispositivos que funcionan a una frecuencia de vibraciones muy elevada.

Cuidado con temperaturas demasiado altas o bajas

La manipulación correcta de las gafas es igual de importante que su cuidado. Parece obvio, pero por si acaso: no deposite nunca sus gafas con los lentes hacia abajo. Pliéguelos y depósitelos de forma que queden apoyados sobre la montura. Para evitar buscarlos una y otra vez, es recomendable guardarlos siempre en el mismo sitio. Así estarán siempre ahí y será fácil encontrarlos. También hay que subrayar que los sillones, sillas y sofás no son, en absoluto, el lugar adecuado para guardar las gafas. Uno podría sentarse fácilmente por descuido encima de ellas.

Si no va a llevar sus gafas durante un tiempo, por ejemplo por la noche, es recomendable guardarlas en su estuche. Este consejo es especialmente importante para aquellas personas que tienen perros. En el peor de los casos, podría encontrar a su mascota mascando alegremente la montura o incluso los lentes de sus gafas. Esto no sólo podría provocar su enfado, sino que podría resultar realmente peligroso para su perro.

Otra cosa que no soportan las gafas ni los lentes correctivos son las altas temperaturas. Por esta razón, no deje sus gafas expuestas a la luz solar directa, ni en verano ni en invierno. Sobre todo, no olvide sus gafas en el salpicadero de su coche. Los radiadores tampoco son buenos amigos de las gafas. Y si tiene previsto ir a la sauna, es mejor que deje sus gafas fuera. Los meses fríos del año también pueden dañar las gafas, pudiendo doblarse si se exponen a temperaturas muy bajas. En invierno, no es buena idea dejarlas en el coche toda la noche.

Por lo general, los tratamientos de alta calidad para lentes pueden facilitarle la vida y la limpieza de sus gafas. El tratamiento LotuTec® de ZEISS, por ejemplo, hace que los lentes repelan el agua y la suciedad y les confiere propiedades antiestáticas. El tratamiento LotuTec® alisa la superficie de forma que las partículas de suciedad y las gotas de agua dejan de adherirse a los lentes de corrección y resbalan de ellos como si se tratara de una hoja de loto. Por esta razón, los lentes de correción que disponen de este tratamiento son más fáciles de limpiar y no será necesario limpiarlos con tanta frecuencia. Incluso las huellas que dejan los dedos pueden eliminarse fácilmente de los lentes correctivos.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más